¿Cómo limpiar la estufa?

La cocina es uno de los lugares más utilizados en cualquier hogar, y la estufa puede ser uno de los lugares más sucios. No importa qué tipo de estufa tengas, puedes mantenerla limpia usando Salvo lavatrastes o multiusos siguiendo estos sencillos pasos:

Una mano limpiando estufa con la esponja

1. Apaga la estufa

Es muy importante asegurarse de que la estufa esté completamente apagada y fría al tacto antes de comenzar a limpiar.

Una estufa encendida

2. Aplica Salvo

Aplica un chorrito de Salvo lavatrastes líquido de tu preferencia o un poco de Salvo Multiusos en polvo en un recipiente con agua. Misturalo bien y luego, sumerge la esponja y exprímela hasta que se forme espuma.

Una mano apretando la esponja con espuma

3. Talla la grasa

Talla la superficie grasosa de un lado a otro hasta que se elimine la suciedad. Salvo bloquea la grasa para que no se vuelva a depositar mientras limpia el resto de la superficie.

Los agentes de limpieza de Salvo absorben la grasa tan bien en las superficies de la cocina como lo hacen en los platos.

En caso de grasa muy pegada y manchas más difíciles, aplica Salvo lavatrastes líquido directamente en el lado suave de una esponja y frota hasta eliminar la grasa.

Una mano limpiando estufa con la esponja

4. Enjuágala

Limpia la estufa y retira la grasa restante y el exceso de jabón con una toalla de papel húmeda.

Una mano enjaguando la estufa

5. Sécala

Seca inmediatamente la superficie con una toalla de papel limpia. ¡Gran trabajo! Tu estufa lucirá perfecta.

PRODUCTOS RECOMENDADOS